3.813 armas entre fusil, pistolas y rifles fueron vendidas en Pedro Juan.


Armas ingresadas y registradas en el Paraguay desaparecieron del radar de la Dirección de Material Bélico (Dimabel) y estarían al servicio de las organizaciones criminales de la región, principalmente en el Brasil. Esto representa al 41% de las armas importadas legalmente al país en los últimos cuatro años, que que alcanzaron las 41.000 unidades.Pedro Juan Caballero se lleva el récord donde una sola casa comercial es responsable por la pérdida de unas 3.813 armas. 

img

El 41% de las armas importadas en Paraguay están en el mercado negro

17.369 armas ingresadas legalmente al país se perdieron del radar de la Dimabel. Unas 22 casas comerciales compraron armas legales y se esfumaron. Solo en una unidad de Foz de Yguazú se incautaron 73 armas de Paraguay. En Asunción y Central 1.006 personas se reparten la tenencia de 23.721 armas.

En volumen las armas con paradero desconocido podrían abastecer al 100% de las Fuerzas Armadas o el 80% de la Policía Nacional. Esto es según datos del Sistema Integrado de la Dirección de Material Bélico (SID) utilizados para la trazabilidad de las armas desde la importación hasta el comprador o usuario final. Las pistolas y fusiles ingresaron por vía legal a través de los importadores. Luego fueron vendidas por estos a casas comerciales. En este punto el rastro se perdió. Las casas no pudieron justificar en ventas la inexistencia de las armas en sus depósitos y en muchos casos cerraron, esfumándose como las armas.

SE PERDIÓ EL RASTRO

Unos 22 locales, entre modestas casas de caza y pesca y hasta distribuidoras multirubro, fueron los que entre el 2022 y 2023 permitieron la fuga de las 17.369 armas del mercado legal al mercado negro. Armas que según el SID deberían estar en depósitos de algunas de estas casas fueron incautadas en el Brasil.

En el centro de las operaciones se encuentra a Asunción y Central, que se lleva la mayor cantidad de filtraciones de armas con 11.939 unidades. Le sigue Amambay con 3.813 y, finalmente, Alto Paraná con 1.617.

Pedro Juan Caballero se lleva el récord donde una sola casa comercial es responsable por la pérdida de unas 3.813 armas. Bajo este mismo modus operandi se encuentra que en Asunción, 6 casas que no pueden responder por el paradero de 3.412 armas. En San Antonio se suman 2.030, en un local que lejos de ser un lugar de armas es la dirección de venta de prendas de una cadena de ofertas. En San Lorenzo, dos centros comerciales a nombre de un mismo dueño suman 2.950. En Limpio, tres llegan a 2.190. Y en Ciudad del Este, unas 5 casas suman 1.617. Mientras que en Capiatá un local es responsable por unas 769. Y finalmente, Lambaré suma otras 542 armas.

Según datos del Registro Nacional de Armas, se importaron al Paraguay de 2020 a 2023, unas 41.681 armas de fuego y unas 24.047.866 municiones.

Es por ello que la fuga de las 17.369 armas representan el 41% de lo ingresado en este periodo. E incluso estas unidades perdidas del mercado legal superan exponencialmente las importaciones del año. En el 2020 se importaron 3.531, en el 2021; 12.814 y en el 2023; 4.095. Solo el 2022 superó a lo filtrado con 21.241 armas de fuego.